Skip to main content

Magri Turismo y Ecoledge “La Estancia”

Zapatos para caminar, ropa cómoda, bloqueador, lentes de sol, sombrero, traje de baño, linterna y una buena chamarra es lo que se necesita dentro del equipaje para partir a un nuevo destino en el corazón de Sudamérica: la Isla del Sol. Es un atractivo que cuenta el testimonio de una nación ancestral que habitó en el territorio boliviano y marcó la historia del mundo, la cultura Inca.Para llegar a la Isla del Sol se debe pasar primero por Copacabana, la ciudad conocida por estar rodeada del Lago Titicaca y por albergar a la Virgen de la Candelaria que lleva el nombre de Nuestra Señora de Copacabana. La leyenda cuenta que una noche en época de frío y sequía, la Virgen con el niño en brazos se le apareció a un hombre llamado Tito Yupanqui, quien esculpió su imagen como señal de divinidad.A las orillas del lago están atracadas una serie de lanchas motorizadas acompañadas de sus dueños, los mismos habitantes de Copacabana que anuncian en voz alta: "Sale a la Isla del Sol”. Una hora de viaje en una de éstas y por fin se arriba al destino esperado. El clima cálido en la mañana se encarga de dar la bienvenida, seguidamente a amarrarse bien los cordones de los zapatos para comenzar la aventura.

NEWSPAPER PAGINA SIETE-BOLIVIA, NOVEMBER 6 OF 2016

Ariana Zeballos